3 MONUMENTOS SIN BARRERAS IMPRESCINDIBLES EN TU VISITA A CÓRDOBA ACCESIBLE

Córdoba, una de las ciudades más antiguas de Europa (con dos milenios de historia), posee un gran valor patrimonial, así como una infinidad de propuestas turísticas. Con el fin de conseguir una Córdoba para todos, más atractiva e inclusiva, esta bella ciudad trata de aunar dos elementos, turismo y accesibilidad.

A continuación, te presentamos 3 de los monumentos accesibles para personas con movilidad reducida (PMR) de Córdoba:

  • Conjunto Monumental Mezquita-Catedral de Córdoba
  • Los Baños del Alcázar Califal de Córdoba
  • Palacio de Viana

 

Conjunto Monumental Mezquita-Catedral de Córdoba

La Mezquita-Catedral de Córdoba (que data de los siglos VIII-XVIII) fue declarada Patrimonio de la Humanidad en 1984 y constituye el monumento más importante de todo el Occidente islámico, además de uno de los más asombrosos del mundo. En su historia se puede contemplar la evolución del estilo omeya en España, así como de los estilos gótico, renacentista y barroco de la construcción cristiana.

Durante el período de dominación visigoda se edificó la basílica de San Vicente, sobre la que se construyó la primitiva mezquita, la cual llegó a estar compartida, durante un tiempo, por cristianos y musulmanes. En un momento dado, cuando la población musulmana aumentó, Abderraman I adquirió totalmente la basílica, que fue destruida para construir definitivamente la primera Mezquita Alhama o principal de Córdoba, conservándose en la actualidad algunos elementos constructivos del edificio visigodo, que están integrados en el primer tramo de Abderraman I.

La gran Mezquita está compuesta por dos zonas, el patio o sahn porticado y la sala de oración o haram. En su interior deslumbra el concierto de columnas y arcadas bicolores con un bonito efecto cromático. El recinto se divide en cinco zonas que corresponden, cada una de ellas, a las diferentes ampliaciones realizadas.

La entrada al recinto se realiza por el Patio de los Naranjos que cuenta con seis puertas de acceso. La puerta de los Deanes (en la C/ Torrijos) sería la más cercana al interior de la mezquita y el comienzo de la visita, con un itinerario accesible a pesar de tener una pequeña ceja de 2 cm en el interior del umbral de la puerta.

En el caso de querer acceder al patio para llegar a las taquillas o entrar a la Mezquita a través del Arco de las Bendiciones (la entrada principal a la visita) hay que pasar por una pequeña rampa de piedra (con una inclinación del 14%) que comunica el soportal con el patio. El recorrido por el interior es accesible, salvo el acceso al coro, que presenta un escalón de 12 cm, habiendo bancos y apoyos a lo largo del recinto en los que poder hacer una pausa.

La Sala del Tesoro (de exposiciones) se divide en 3 estancias contiguas comunicadas por puertas que permanecen abiertas en horario de visita, disponiendo de un itinerario accesible, mientras que en la puerta de salida hay un escalón de 10 cm de altura, salvado por una rampa móvil.

En el recinto disponen de aseos de uso común con una cabina de aseo independiente adaptada para ambos sexos con el Símbolo Internacional de Accesibilidad (SIA). Para poder acceder es necesario solicitar la llave a los vigilantes de seguridad.

Los Baños del Alcázar Califal de Córdoba

Los restos de unos baños árabes fueron hallados de forma accidental en el Campo de los Santos Mártires en el año 1903, habiendo sido soterrados apenas unos meses más tarde. Sin embargo, acabó saliendo a la luz, entre 1961 y 1964, gracias a un grupo de historiadores cordobeses que dejaron constancia de la gran envergadura de esta construcción. 

Estos baños árabes o hammam pudieron ser los más importantes de la ciudad, estando situados junto al desaparecido Alcázar omeya (al cual es más que posible que pertenecieran). Fueron construidos bajo el califato de Alhakem II y conforman un conjunto de estancias con muros de sillería que se cierran con bóvedas, en las que se encuentran los característicos lucernarios de estrella. Dichas bóvedas son soportadas por arcos ultra semicirculares sobre capiteles y columnas de mármol. 

En los baños descubrimos tres zonas bien diferenciadas, las cuales pertenecen a reformas de diversas épocas: un baño califal al Este, salón de recepciones de la época taifa y un baño de época Almohade al Oeste. 

La entrada principal a los Baños del Alcázar Califal dispone de una rampa como itinerario alternativo accesible a las escaleras. Dicha rampa tiene tres tramos con una inclinación del 9%, contando con pasamanos en el lado derecho (de subida) con una altura de 70 cm. Al llegar a la puerta, con un ancho libre de paso de un metro, nos encontramos con un plano inclinado accesible que permite salvar un escalón (con 8 cm de altura).

El itinerario desde la entrada principal hasta el vestíbulo de recepción es accesible, con un espacio adecuado para que puedan maniobrar las personas usuarias de silla de ruedas. No obstante, la altura del mostrador de atención al público (de 1,15 m) no les facilita la aproximación frontal.

A la sala de exposiciones se accede a través de un trayecto accesible gracias a una rampa con 1,16 m de ancho y una inclinación del 7%. El ancho de los pasillos permite el giro de una silla de ruedas en los cambios de dirección. La altura de las vitrinas de exposición es de 71 cm, mientras que los paneles de información tienen una altura de entre 60 cm y 1,70 m.

Paradójicamente, esta construcción no cuenta con aseos disponibles para los visitantes.

Palacio de Viana

Este majestuoso palacio, declarado en 1981 “Monumento Histórico Artístico Nacional y Jardín Artístico”, data del siglo XIV y se sitúa en la plaza de Don Gome. Sofía de Lancaster, la última marquesa de Viana, supo conservar su exquisito origen.

El palacio consta de dos plantas, doce excelentes patios y un maravilloso jardín con diferentes especies de plantas y flores que perfuman y alegran cada rincón.

El Palacio de Viana acoge en sus múltiples dependencias numerosas colecciones de todo tipo, que incluyen fabulosas obras de arte: pinturas, mosaicos, tapices, vajillas, azulejos e incluso armas de fuego; convirtiendo a esta visita en una de las más constructivas de Córdoba. La colección de guadamecíes y la gran biblioteca de los siglos XVI al XVIII ocupan un puesto muy relevante.

El Palacio de Viana de Córdoba tiene mucho que ofrecer, por lo que es muy recomendable planificar la visita con antelación.

La entrada principal (con un ancho de 1,92 m), que permanece siempre abierta en horario de visita, cuenta con una rampa para salvar un escalón con dos tramos (uno de subida y otro de bajada) con 50 cm de longitud, 95 cm de ancho y una inclinación del 9%.

Al entrar en el palacio se accede al vestíbulo y a la recepción, siguiendo un itinerario accesible. El mostrador de atención al público tiene una doble altura que permite cierta aproximación frontal a las personas usuarias de silla de ruedas.

En la planta baja, las salas disponen de un espacio adecuado para la circulación y maniobra de usuarios de silla de ruedas, así como de bancos con respaldo y reposabrazos. A la segunda planta las personas con movilidad reducida (PMR) pueden acceder a través de un ascensor. Sin embargo, el pavimento del patio es empedrado e irregular.

En el palacio hay una cabina de aseo adaptada independiente para ambos sexos señalizada con el Símbolo Internacional de Accesibilidad (SIA).

En Omnirooms.com podrás reservar la habitación que más se adecúe a tus necesidades en alguno de nuestros hoteles adaptados, para que no te pierdas los increíbles monumentos de Córdoba Accesible. ¡Con Omnirooms.com conseguirás las vacaciones accesibles que tanto te mereces!

Fuente: Ciudades Patrimonio Accesibles, Turismo de Córdoba, Conjunto Monumental Mezquita-Catedral de Córdoba, Baños del Alcázar Califal, Palacio de Viana.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *