·OmniroomsEntrevista a Eduardo Martínez: La Vida sigue en Positivo

Entrevista a Eduardo Martínez: La Vida Sigue en Positivo

En Omnirooms.com ofrecemos turismo accesible. Desde hoy queremos ofrecer algo más en nuestro blog y redes sociales.

Queremos dar visibilidad a las personas con movilidad reducida (PMR). Queremos que las conozcas, que veas cómo son, qué hacen en sus vidas, cómo se divierten o en qué trabajan…

Por eso hoy comienza esta sección #OmniroomsEntrevista conociendo a Eduardo Martínez.

 

La vida de Eduardo Martínez, un experimentado triatleta grancanario, dio un vuelco hace 5 años tras sufrir un grave accidente. En la actualidad es el autor del blog “La Vida Sigue en Positivo” con el que pretende mostrar “cómo vale la pena vivir cada segundo, pese a las dificultades que se nos presentan, ya que las podemos superar con el apoyo de nuestra pareja, familiares y amigos.” Eduardo, que da gracias a la vida por darle una segunda oportunidad, nos concede esta entrevista en la que nos comenta lo que supuso su nuevo comienzo y las cuentas pendientes que la sociedad tiene con las personas de movilidad reducida.

 

En 2012 tuvo lugar en tu vida un cambio radical ¿Qué ocurrió?

En noviembre del 2012, hace casi 5 años, esta semana se cumple el aniversario, tuve un accidente entrenando bajando el Pico de las Nieves, a la altura de la Pasadilla, y perdí el control de la bici. Terminé ladera abajo y con la consecuencia de una lesión medular que me impide caminar y desde ese día voy en silla de ruedas.

Cuando el médico te confirmó que no volverías a caminar, tu pregunta inmediata fue: ¿Y nadar?. ¿Qué supuso entonces la respuesta del doctor?

Sí, cuando tienes el accidente, evidentemente, durante dos semanas estás pendiente del diagnóstico final y te sientan en la mesa todo el equipo médico: doctores, enfermeros, psicólogos; y te comentan que no puedes volver a caminar por la lesión que tienes e intentas agarrarte a algo y en este caso al ser como era yo, muy deportista, pues quería saber si podía volver a nadar, que es una de mis pasiones. Ahora ocupa una parte importante de mi nueva vida. Antes lo era pero claro, al perder también el trabajo, pues ocupa una parte más importante.

Tras el accidente has creado el Club Deportivo la Vida Sigue en Positivo y dos proyectos educativos ¿Cómo surgieron estos proyectos?

Surge de la necesidad. Desde que estábamos en el hospital vinieron muchísimos amigos preocupados porque pensaban que ya no iba a hacer deporte, cómo me lo iba a tomar. Y vinieron varias personas insistiendo en el tema del baloncesto, a mí nunca me ha gustado el baloncesto y tampoco el de silla de ruedas. Lo veo, pero no es mi deporte favorito. Siempre me ha gustado seguir el fútbol y después practicar el triatlón, natación, atletismo y ciclismo. Como no había fuimos improvisando y viendo nuestras propias necesidades con un grupo de amigos, que buscaron cómo poder volver a entrenar y a practicar estos deportes y después, para conseguir el material y poder participar en pruebas, decidimos formar el Club en el 2014 y en el 2015 la asociación para la parte social, que ya este año estamos desarrollando.

Los jóvenes de los centros educativos en los que impartes charlas, ¿son conscientes de la importancia de la seguridad vial?

Intento inculcarles sobre todo la sensación de riesgo, los chicos no tienen muchas veces la sensación de peligro. Tienes que insistirles en los problemas que puede acarrear una conducta imprudente. No sólo en educación vial, nosotros vivimos rodeados de costa y de zonas turísticas con piscinas y, por desgracia, hay bastante incidencia en lo que son accidentes en playas, costas y piscinas. Es por ello que tengo un compromiso con la sociedad de intentar prevenir ese tipo de accidentes, a parte de, sobre todo, los de bicicleta, motos y coches.

¿Qué nos podrías comentar sobre la práctica del deporte adaptado en Canarias?

En Canarias esta práctica se encuentra en vías de desarrollo. Hace poco participé en el maratón de Berlín y te das cuenta de donde estamos y a donde hay que llegar. Aquello es el mundo superdesarrollado y aquí hay que desarrollar bastantes líneas de trabajo en lo que es deporte adaptado. Es verdad que está bastante desarrollado en el baloncesto y quizás también en la natación, pero hay muchos deportes en los que queda mucho por trabajar, sobre todo en Canarias. En la Península hay núcleos donde se ha desarrollado más como en Cataluña, sobre todo con el impulso del Instituto Guttmann, en Toledo, Madrid y Andalucía está moviéndose bastante, pero en Canarias todavía necesitamos un impulso mayor y más apoyos tanto de patrocinadores privados como de la parte pública.

Además, has apostado por la inclusión de vehículos como la “handbike” en la Isla.

En un principio también trajimos la silla de atletismo, pero buscamos algo sencillo y que pudiera utilizar mucha gente porque desde que tuve el accidente, aparte de pensar en mí, intento que otras personas también con pocos recursos o con falta de iniciativa puedan realizar deporte. Hemos creado los talleres de aprendizaje para que la gente tenga facilidades para aprender. La “handbike” es un elemento para hacer deporte muy versátil porque puedes variar las distancias de las piezas y adaptarla a las necesidades de cada deportista, mientras que la silla de atletismo prácticamente es exclusiva de la persona que la vaya a utilizar. Hemos comprado dos “handbikes” en las que se puede modificar la altura de la parte central, al igual que la parte delantera y sirve para personas de diferentes alturas, pesos y movilidades.

Eres un gran aficionado a los triatlones y maratones, imagino que el impacto que tiene el deporte para tu salud física y a nivel psicológico es positivo.

Sí. El primer año, después de haber tenido el accidente, participé en un congreso a nivel nacional de traumatología que se celebró en Gran Canaria y se supone que incluso en pacientes como nosotros, los lesionados medulares o personas que ya estaban fuera de la unidad, reduce hasta un 40% la incidencia de enfermedades cardiovasculares. Uno de los principales problemas de los lesionados medulares es el sedentarismo, hábitos no saludables tanto de la ingesta de alimentos elevada y poca actividad física, como problemas relacionados con drogas y el tabaquismo. Hay que romper esa dinámica en muchas personas para que hagan deporte porque los beneficios están ahí. También en el deporte se socializa y, sobre todo, cuando lo haces en grupo más. En este caso, nuestro equipo precisamente lo que fomenta es la inclusión y lo practicamos tanto personas con discapacidad como sin discapacidad.

Eduardo Martínez en la maratón de Berlín

Eduardo Martínez en la maratón de Berlín

En la última entrada de tu blog cuentas tu experiencia de viaje en Berlín ¿Cuáles son las diferencias que percibiste en cuestión de accesibilidad entre la capital alemana y Gran Canaria?

Sobre todo que son muy prácticos allá en el tema de accesibilidad y discapacidad. Es muy sencillo y te facilitan todo sin que sea un servilismo. Se ve que están preparados en el trato a personas con discapacidad tanto en hoteles como en comercios, estaciones de metro… en cualquier sitio. También cuando vas por la calle y entras a los museos, Catedral, Reichstag (Parlamento Alemán), etc, está todo accesible y con una accesibilidad desapercibida, que aunque tú no la notas, está ahí. Hay museos en Las Palmas de Gran Canaria a los que no puedo entrar, tienes problemas también para coger el transporte público. Allí, en el metro el 99% de las estaciones en las que estuve eran accesibles, sólo una que estaba en obras no tenía el ascensor en funcionamiento y, quieras o no, tanto el transporte como la cultura como las calles son accesibles y se ve con normalidad, mientras que aquí todavía nos queda mucho trabajo por hacer en reducción de barreras arquitectónicas, accesibilidad en museos, cultura, transporte, mantener las rampas, por ejemplo, en las guaguas y que estén en altura como en otras ciudades: Barcelona, París, Nueva York, Berlín… Nos queda mucho trabajo todavía y esperemos que de aquí a algunos años podamos, por lo menos, estar más cerca de ellos.

Eduardo Martínez en Berlín

Eduardo Martínez en Berlín

Destacas en tu blog la falta de información sobre accesibilidad respecto a las playas.

Hay mucha diferencia porque cada ayuntamiento es el que gestiona sus playas y no hay una idea común, sobre todo en el archipiélago. Hay desarrollos en Tenerife, por ejemplo, como SINPROMI (Sociedad Insular para la Promoción de las Personas con Discapacidad) y los ayuntamientos muchísimo más avanzados de lo que puede ser en Gran Canaria u otras islas como Fuerteventura o Lanzarote. Habría que tener un plan o bien de Canarias o bien de islas, pero es que los servicios de atención a los PMR varían muchísimo de un municipio a otro y no debería ser así. Teniendo las Normas ISO (Organización Internacional de Normalización) y AENOR (Asociación Española de Normalización y Certificación), el tema del servicio de PMR y Banderas Azules deberían ser prácticamente igual en todos los municipios y que tuviésemos todas las medidas de accesibilidad a nuestro servicio. Pero al final el trato es muy diferente de un municipio a otro y estamos perdiendo grandes oportunidades de desarrollo en este campo en islas como la de Gran Canaria.

En estos últimos años, ¿has notado avances en materia de accesibilidad en la Gran Canaria?

Sí, en la parte baja de la ciudad que se ha hecho bastante accesible. Vivo cerca del Parque Santa Catalina y cuando tuve el accidente no podía llegar hasta Triana y hoy puedo hacerlo gracias a una reducción importante de bordillos y a elementos que han facilitado la accesibilidad. Pero en la parte alta de la ciudad queda mucho por hacer. 7 Palmas sí mejoró con el mundial de baloncesto, hubo bastante inversión para quitar las barreras arquitectónicas, pero cuando paseas por los pueblos y ciudades ves aceras que no miden más de 30 cm de ancho y cosas así que son para llevarse las manos a la cabeza y no sabes cuándo serán accesibles.

Eduardo Marínez en Morrojable, Fuerteventura

Eduardo Marínez en Morrojable, Fuerteventura

¿Cuál ha sido tu experiencia a la hora de ir de vacaciones y alojarte en un hotel?

Fuera de España muy positiva, no he tenido problemas y he estado en París, Nueva York y Berlín. En España depende de a dónde vayas ves más o menos avances. En Barcelona no he tenido problemas, todo lo contrario, es para mí una ciudad bastante desarrollada en lo que es accesibilidad y discapacidad. Estuve yendo a la Fundación Step by Step que está en un polígono industrial y era accesible al 100%, en Canarias ni se te ocurra pensar que hay polígonos industriales accesibles. En todos los sitios a los que fui en Barcelona prácticamente habían baños adaptados, el transporte también. Además, es prioridad uno. Cuando fui al Camp Nou a ver un partido tuve que salir y al volver había una cola, enseguida vino un inspector y me dejaron entrar sobre la marcha. Es algo que no se discute. Eso pasa en ciudades donde prevalece el cuidado y el derecho de la persona con discapacidad, como en Nueva York, París y Berlín. En los aviones, en España, funciona bien todo el servicio que tiene sin barreras. Sin embargo, en Madrid sí he tenido algún problema y en Canarias también te ves con alguna dificultad de accesibilidad. Por ejemplo, en el Teatro Real, en Madrid, los dos elevadores rotos para ver un concierto y vas expresamente a eso y la contestación de los empleados es “te devolvemos el dinero”. En un centro cultural como es el Teatro Real no se pueden dar contestaciones así y no se pueden tener dos elevadores rotos. Vas a Nueva York y en teatros donde hacen musicales y espectáculos tienen todo accesible, no necesitas elevadores, es todo un sistema de rampas y te dan diferentes posibilidades como pasarte al patio de butacas o a espacios que tienen sillas movibles para que puedas ponerte en esa zona con tu silla propia. Incluso en el Radio City Music Hall tienen una taquilla sólo para personas con discapacidad y el trato es exquisito. Es que así, si te lo facilitan todo quieres volver, si te ponen problemas te lo piensas dos veces. También, cerca del Teatro Real fui a un hotel de 4 estrellas, me dijeron que era totalmente accesible y resulta que era una cadena de hoteles que tenía una rampa para los dos hoteles. Ese día no tocó la rampa en mi hotel, por lo que sólo para entrar ya necesitaba ayuda. Además, la cafetería donde sirven el desayuno no era accesible y tuve que ir a una cafetería que tenían fuera. La verdad es que en España ves problemas que son fácilmente solucionables con un poquito de voluntad, ganas y con alguna que otra inspección y sanción.

Eduardo Martínez y su mujer en París

Eduardo Martínez y su mujer en París

¿Resulta complicado encontrar hoteles accesibles con habitaciones adaptadas para personas con movilidad reducida (PMR)?

Sólo llevo en silla 5 años, pero en España es complicado. Omnirooms es pionero en facilitar habitaciones adaptadas, pero te encuentras con una maraña complicada de información; hace falta muchísima más información veraz en cuanto a accesibilidad y facilitar la reserva de hoteles. En sitios como Estados Unidos o Alemania es mucho más fácil encontrar esa información. Aquí he tenido problemas graves como que te digan que la habitación es accesible con ducha ras y te encuentras una bañera o con una ducha que tiene una mampara de 2 metros de largo y te tienes que bañar en la entrada de la ducha porque no puedes dar el giro. Es muy triste porque es solucionable pero no se hace o por desconocimiento o por falta de pensar en la población con discapacidad que viajamos, que somos muchos. Hay que pensar que casi el 10% de la población española tenemos algún problema de movilidad, de discapacidad y en la cantidad de personas de más de 60 años de Europa que vienen a Canarias y que tienen problemas de movilidad. Aún así te encuentras con dificultades a la hora de acceder a una habitación adaptada a un precio asequible y en condiciones en las que tú prácticamente siempre tienes que llamar al hotel por teléfono, casi nunca puedes reservar por Internet y, de ahí, elogiar a la plataforma nueva de Omnirooms en lo que es información y reservas online.

Entonces el portal online de Omnirooms.com que ofrece habitaciones adaptadas para personas con movilidad reducida (PMR) mostrando fotos reales de las habitaciones te merece una opinión positiva.

Sí, por supuesto porque esos elementos sí existen fuera de España pero el problema de las cadenas hoteleras españolas en España, y más concretamente en Canarias, es que no han apostado por eso todavía y en ese sentido hay que felicitar a Pedro y a todo su equipo porque facilitan el trabajo de muchas personas que queremos disfrutar de nuestro entorno y de unos días de playa, sol, vacaciones con todas nuestras comodidades, como debe ser.

A menudo agradeces a tu familia y amigos el apoyo que has recibido en esta nueva etapa.

Sobre todo a mi mujer porque en los viajes es la que muchas veces me ha resuelto los problemas. Los primeros años que estás con la silla de ruedas te encuentras con mil y una historias que son complicadas de vencer si vas solo. Pero con el apoyo de todos los que han estado al lado mío, todo ha sido muchísimo más fácil y muchas veces las barreras las hemos vencido juntos y sin grandes dificultades.

Acabo de recordar el viaje al Hierro. En la Restinga me dijeron que habían unos apartamentos adaptados y al final era una especie de garaje adaptado. La señora, muy educadamente, me dijo que había un baño donde se había duchado una señora que iba en silla de ruedas, pero prácticamente era un cuarto de 30 por 30 y decidimos ducharnos en plena calle con una silla, que encima nos robaron esa noche, a base de un balde, un caldero y a buscarte la vida. Es triste que todavía esas imágenes existan en Canarias y esperemos seguir desarrollando un turismo accesible de calidad y no de “sí, tengo algo adaptado” pero sin ningún criterio y seriedad.

Eduardo Martínez y su mujer en Nueva York

Eduardo Martínez y su mujer en Nueva York

Participar en los juegos paralímpicos, ¿sigue siendo una meta?

Es difícil, primero vamos a seguir haciendo las mínimas para participar en los campeonatos de España. El segundo escalón sería participar en competiciones internacionales y después, si algún día tengo tiempo, salud y nivel, pues claro que sí. A quién no le gustaría, si hace deporte, participar. Lo veo muy lejos porque incluso en la natación, que es donde mejor estoy, hay dos chicos que van a las Olimpiadas y consiguen medallas por delante mía. Debo seguir entrenando porque sólo llevo 4 años nadando y, normalmente, para tener un buen rendimiento a nivel internacional son 8 años. Esperemos también que hagan algo de aguas abiertas que es una de mis pasiones y no hay absolutamente nada. Vamos a ver, el tiempo dirá.

 

Puedes seguir a Eduardo Martínez en su blog “La Vida Sigue en Positivo” y si quieres saber más sobre su Club Deportivo visita la web Club La Vida Sigue en Positivo y conoce sus proyectos educativos en Charlas y talleres inclusivos.

 

Botón para ver más posts del blog