Mujer empuja a hombre en silla de ruedas por un aeropuerto, durante un viaje adaptado

Viajar con discapacidad es posible – 4 personas comparten sus experiencias de viajes accesibles

Los viajeros a menudo se enorgullecen de las dificultades que pasan en los países que visitan –comer solo en un restaurante ocupado o encontrar el camino después de dar un par de vueltas–, pero ¿qué pasa si visitar un lugar nuevo es un verdadero desafío físico y mental?

Cuatro viajeros de la web Rough Guiders comparten sus experiencias de viajes accesibles y dan varios consejos para poder viajar solos.

“Me da vergüenza pedir de nuevo y finjo que entiendo lo que me dicen”

Forida Abdullah, 29, empresa de catering

“Cuando era más joven, a menudo pensaba que sería mejor que fuera totalmente sorda, porque así la gente entendería que no puedo oírlos y harían un esfuerzo para ayudar. La realidad es que nací parcialmente sorda, lo que significa que puedo oír, pero me resulta difícil entender a la gente, sobre todo si hablan rápido o tienen un acento fuerte.

Me encanta viajar porque me hace sentir independiente, pero mi audición puede afectar a mi nivel de confianza. En los restaurantes, prefiero ir acompañada para que la otra persona pueda pedir la comida, ya que si no, podría haber errores. A veces, si estoy hablando con alguien y no entiendo lo que me dicen, tengo que pedirles que lo repitan, lo que puede irritar a la otra persona. Como me da vergüenza preguntar varias veces, acabo fingiendo que entiendo lo que me estan diciendo.

Cuando salió la tarjeta Oyster en Londres, me sentí aliviada porque ya no necesitaba hablar con los conductores de los autobuses. Sin embargo, cuando viajo sí tengo necesidad de comunicarme con ellos, así que estoy valorando la posibilidad de usar audífonos. Siempre los he odiado, pero creo que ya es hora de que deje de ocultar mi discapacidad. Ese es el único consejo que daría: no lo escondas. Pide ayuda cuando la necesites. La mayoría de la gente –cuando se dan cuenta– harán todo lo posible para ayudar. Te harán comprender que no tenías ninguna razón para sentirte cohibido“.

Mujer empuja a hombre en silla de ruedas por un aeropuerto, durante un viaje adaptado

“Los hoteles todavía tienen un largo camino por recorrer”

Hetal Jethwa, 34 años, subgerente de estudios de mercado

“Sufro de distrofia muscular, lo que afecta a la debilidad muscular y, a veces, al propio desgaste de los músculos. Mi discapacidad hace que sea muy difícil viajar, así que suelo visitar lugares donde puedo trasladarme con mi propio coche. El transporte público no es una opción, ya que me resulta difícil usar las escaleras y a veces pierdo el equilibrio. Además, los conductores de autobuses no siempre bajan el autobús porque físicamente parezco “normal” y a veces me resulta incómodo pedirlo.

Ha habido momentos en que mi discapacidad realmente ha afectado a la confianza en mí mismo. Y esto ha ocurrido principalmente las veces en las que me he caído en un lugar público mientras viajaba. Cuando me caigo, si no hay un asiento o un soporte cerca, necesito que me ayuden a levantarme del suelo. Esto me afecta de diferentes maneras: me causa vergüenza, dolor físico y también me genera una fobia a la hora de viajar y estar fuera de mi zona de confort. Viajar se supone que está vinculado a la diversión y a la espontaneidad, pero cada vez que me invitan a algún lugar tengo que hacer algunas preguntas básicas: ¿Hay alguna escalera? ¿Cómo es el asiento? ¿Es bajo? ¿Podré levantarme sin causar una escena? Si alguna de estas respuestas es negativa, ni siquiera voy.

Los hoteles todavía tienen un largo camino por recorrer. Busco imágenes online para tener una idea de cómo es un lugar, pero no siempre encuentro información que me ayude. Hay sitios web que ayudan a las personas mayores, pero los lugares que muestran son acordes para ellos, no para alguien de 20 o 30 años. Si tuviera que aconsejar a alguna persona en mi misma situación le diría que sean fuertes y que intenten superar el miedo a viajar a nuevos lugares poco a poco. No tienen por qué irse a países exóticos y lejanos. Inglaterra es un buen lugar para empezar“.

 

“Coger un vuelo a tiempo es mi responsabilidad, no de la de la aerolínea que prometió ayudar, pero no apareció”

David Fawcett, 48 años, analista financiero

“Una discusión permanente entre nosotros, las personas ciegas, es si pedir o no ayuda al viajar solos. Al principio, siempre solía contratar la opción de un escolta o carrito motorizado, pero poco a poco aprendí que podría ser más un obstáculo que una ayuda. A veces, tenía que esperar durante 20 minutos o más a que esta guía llegara. Otras, la persona que me acompañaba caminaba a un ritmo tan sumamente lento, que casi llegaba a desear apuñalarme en la pierna solo para no quedarme dormido.

Hoy en día aún acepto ofertas de ayuda, pero si la asistencia prometida llega con más de 10 minutos de retraso, me voy por mi cuenta. Coger un vuelo a tiempo es mi responsabilidad, no de la de la aerolínea que prometió ayudar, pero no apareció. Esta frase significa que siempre soy yo el que tiene el control. He descubierto que si estás sentado, la gente te deja solo porque parece que estás esperando por algo o alguien, pero desde que te mueves, siempre te ofrecerán ayuda.

Siempre doy tres consejos a viajeros como yo:

  1. Nunca se sientan intimidados a la hora de aceptar algo con lo que no se sientan cómodos. Me han llegado a decir que sería más fácil llevarme en una silla de ruedas que llevarme escoltado por un guía, pero me he negado.
  2. A veces, las cosas salen mal. Y no porque estés discapacitado, sino porque es ley de vida.
  3. Comprueba siempre que los monumentos y museos hacen tours especiales para ciegos. Una vez leí el artículo de un ingeniero jubilado que escribió al consulado griego y le permitieron caminar por el interior del Partenón y tocar sus piedras, algo que ningún otro turista había hecho durante cien años.

 

“¿Qué es lo que más temo? ¿Que la gente me mire o no poder conocer mundo? Indudablemente, lo segundo”

Wendy Lim, 32 años, contrato en prácticas

“Nací con un trastorno genético llamado síndrome de Crouzon, que causa un crecimiento anormal en el cráneo. Mi cabeza y cara están bastante deformadas. Al crecer, fui plenamente consciente de mi aspecto. A día de hoy, mis ojos sobresalen un poco, lo que me hace parecer que estoy permanentemente sorprendida.

Cuando estoy de viaje, me quedo mirando constantemente dondequiera que vaya, ya sea un pueblo remoto en la India o una ciudad bulliciosa como Nueva York. A veces, las personas son curiosas y me hacen preguntas. Otras, pueden llegar a ser crueles. Me han llegado a llamar “cara de perro”, “cara de pez”, y cosas de todo tipo. Pero si me preguntan lo que más me temo, si que la gente me mire o no poder conocer mundo, diría sin duda que lo segundo.

He conocido a víctimas de ataques con ácido en la India, y el coraje de esas mujeres es muy inspirador. En mi caso, nací de esta forma, fue una anomalía de la naturaleza. Pero si alguien me hiciera algo como a estas mujeres, probablemente me consumiría la amargura. Personas como Katie Piper, que fue víctima de un ataque ácido en el Reino Unido, ayudan mucho en la concienciación.

Me gusta mucho un programa del Channel 4 llamado “Los “The Undateables” (algo así como las personas a las que nunca invitan a una cita). Muestra que las personas con discapacidad son como todos los demás. Queremos relacionarnos con gente, hacer amigos, comer, beber y reír. No he encontrado una mejor manera de hacer todo eso que viajando. Viajar no va a cambiar mi cara, pero me ha cambiado el alma. Suena cursi, lo sé, pero es verdad“.

 

Fuente: Rough Guides.

Botón para ver más posts del blog

Imagen de un blog de viajes accesibles

6 blogs de viajes accesibles que deberías leer

A continuación te ofrecemos un listado de blogs de viajes accesibles, cada uno con diferentes perspectivas: conocimiento amplio del sector de la discapacidad, experiencia en viajes accesibles en primera persona o proyectos personales con recursos de interés.

The Geordie Traveller

Imagen del blog The Geordie Traveller, blog de vacaciones accesibles

The Geordie Traveller es el blog de un chico joven de Newcastle, que está intentando visitar cada país del mundo. Escribe con verdadera honestidad y humor, y cuenta de primera mano lo que supone viajar con una discapacidad (tiene una discapacidad genética muy rara que afecta a todas las articulaciones de su cuerpo). También refleja cuestiones interesantes sobre la forma en la que diferentes culturas tratan la discapacidad.

En sus palabras, “recientemente he empezado una misión complicada para visitar cada país del mundo –una hazaña difícil incluso para los más intrépidos que no van en silla de ruedas. Estoy bastante seguro de que este es un desafío que nunca ha sido conquistado por alguien que, a los ojos de la sociedad, se considera gravemente discapacitado. Estoy aquí para mostrar al mundo que en algunos aspectos la discapacidad es solo un estado de ánimo”.

WheelChairTravel.org

Imagen del blog Wheelchairtravel, blog de vacaciones accesibles

Este blog es gestionado por John Morris, de 26 años, que sufre una gran discapacidad después de haber haber tenido un accidente de coche. En el blog se recogen las experiencias vividas en los viajes, además de información sobre los destinos, pero lo que realmente distingue a WheelChairTravel son sus recursos de viaje. Si quieres saber cómo viajar con una discapacidad, coger un vuelo, reservar hoteles, etc., éste es el lugar para comenzar. También tiene una sección de FAQ muy útil, así como una web fácil de usar y navegar.

“Después de un accidente de coche, me dijeron que mi discapacidad me imposibilitaría viajar. Eso fue hace tres años, y desde entonces he visitado 19 países y he volado más de 300.000 millas. ¡Y todo con una mano, un pasaporte y mi silla de ruedas eléctrica!”, comenta John.

Martyn Sibley

Imagen del blog Martin Sibley, blog de vacaciones accesibles

Martyn es alguien muy conocido en la industria de los viajes accesibles. Fundó Accomable y lanzó recientemente la exitosa Accessible Travel Week. Aparte de la experiencia y el conocimiento de la industria que atesora Martyn, tiene una visión más de negocios en donde informa de los nuevos desarrollos del sector. Pero no todo es negocios: también habla de viajar y de sus propias experiencias.

Martyn comenta: “Escribo sobre mi discapacidad, amigos, salud, trabajo, socialización, viajes y retos personales. Trato de capturar mis sueños, mis preocupaciones, mi progreso y mi amor por la vida con artículos, fotos y vídeos”.

The Bimblers

Imagen del blog The Bimblers, blog de vacaciones accesibles

Bimbling significa “viajar lentamente, sin rumbo y sin propósito”, lo que también significa que The Bimblers probablemente tienen uno de los mejores nombres de todos los blogs de viajes accesibles. Es dirigido por Rob y Bridget –Bridget tiene RA y Rob es su cuidador–. La web es fácil de navegar y escriben de una manera realmente accesible y amigable. The Bimblers comenzó como un diario personal pero se ha convertido en un blog “sobre viajar cuando usted está luchando para viajar”.

Rob cuenta que “en 2014, la salud de Bridget se deterioró y me vi obligado a dejar mi trabajo para convertirme en su cuidador a tiempo completo. Aterrorizados por el pensamiento de estar en casa durante el resto de nuestras vidas, desarrollamos un plan”.

Curb Free With Cory Lee

Imagen del blog Curb Free, blog de vacaciones accesibles

Curb Free with Cory Lee es otro gran blog si quieres leer historias sobre viajar por el mundo con una discapacidad. Cory es muy bueno viajando y hace reviews y guías de las ciudades que visita por todo el mundo. Lo que realmente lo hace destacar de otros blogs de viajes accesibles es la sección de ‘Wheelie Inspiring Interviews’. En ella ha entrevistado a varias personas con discapacidad de todos los ámbitos de la vida, como compañeros de viaje, operadores de empresas de viajes y empresas de tecnología de movilidad, para mostrar una variedad de opiniones de expertos y diferentes perspectivas en su blog.

Cory dice que quiere compartir sus aventuras accesibles, aunque desgraciadamente, a veces no sean tan accesibles. “Mi meta de vida es visitar todos los continentes, incluso la Antártida. Voy a documentar todos mis viajes en este blog y espero que pueda inspirarte a empezar a rodar por todo el mundo”, afirma.

Hot Wheels Goes

Imagen del blog Hot Wheels Goes, blog de vacaciones accesibles

Hot Wheels Goes es un blog personal, en el que Amy, su creadora, escribe principalmente sobre sus propias experiencias de viaje. Sus posts reflejan sus opiniones sinceras sobre las luchas y dificultades que implican viajar con una discapacidad, incluyendo también problemas de salud mental.

Amy comenta que tiene dos metas con su blog. “Una es que, independientemente de tu experiencia con la discapacidad, encuentres las historias divertidas, y tal vez pueda hacer que reconsideres algunas de tus opiniones con respecto a la discapacidad. Mi segundo objetivo es intentar aglutinar guías realmente útiles de los lugares que he estado para que los viajeros con discapacidad puedan hacer uso de ellas”.

 

Fuente: Seable.

Botón para ver más posts del blog

Pasajeros sentados en un avión para sus vacaciones accesibles, recomendaciones para volar para usuarios con silla de ruedas

8 recomendaciones para volar con silla de ruedas

A continuación te proponemos 8 consejos para volar en avión con silla de ruedas para que las personas de movilidad reducida puedan viajar sin contratiempos.

1. ¿Cómo reservar tu billete de avión?

Todas las compañías ofrecen plazas para personas usuarias de silla de ruedas y/o movilidad reducida. Estas plazas suelen ser limitadas en cada vuelo por el tiempo necesario para la transferencia del usuario al avión y viceversa. Si viajas con un grupo grande de usuarios, es recomendable avisar con antelación a la compañía y que éstas NO SEAN lowcost. Al seleccionar tu itinerario, procura tener activada la casilla de asistencia y especificar el tipo de asistencia, si es parcial o completa.

2. ¿Tienes que llamar a la compañía o aeropuerto?

Una vez hecha la reserva, es recomendable llamar a la compañía para asegurarte que has hecho bien la reserva y que la asistencia contratada (gratuita), es la que necesitas. Así evitas los problemas y las prisas en el aeropuerto.

3. ¿Qué es el servicio PMR de Aena?

pmraena_lhEs un servicio encargado de atender a personas con movilidad reducida, que les ayuda a hacer el transbordo al avión, les acompaña durante la estancia en el aeropuerto y les ayuda a montarse en el avión. Este servicio se selecciona al reservar tu billete. Es necesario avisarlos una vez llegas al aeropuerto. Hay varios tipos de asistencia, siendo la completa aquella para personas que van en silla de ruedas y necesitan asistencia para entrar en el avión.

4. Eres uno más en el detector

Es posible que tengas que pasar por un detector en el aeropuerto. Éste puede ser manual, a través del detector de metales tradicional o bien trasladarte a otro asiento y que la silla de ruedas en sí sea la que pase el escáner.

5. Aseos

Si tienes movilidad, aunque sea reducida, puedes hacer uso de los baños del avión. En caso de que no, mejor ir al baño del aeropuerto antes de subir al avión.

6. El embarque

8 recomendaciones para volar en silla de ruedas pasarela

Foto Viajeros Sin Límite

El embarque al avión puede ser con pasarela o directamente en medio de la pista. En el primer caso, usaremos la misma pasarela para llegar al avión. Si está en pista, iremos en un camión con plataforma hidráulica, o subiremos por las propias escalerillas con un salvaescaleras asistido por los asistentes PMR.

La mayoría de compañías aéreas suelen embarcar primero a las personas en silla de ruedas o movilidad reducida. Y, por lo general, suelen ocupar las primeras filas. Para desembarcar, lo hacen en última posición.

Por razones de seguridad, si viajas en silla de ruedas o con muletas, no podrás ocupar un asiento junto a las salidas de emergencia.

7. La silla y el cojín.

Llévate contigo el cojín si no lo quieres perder e intenta dejar frenada la silla o explicar al asistente cómo funciona. En el caso de que la silla sufra algún desperfecto, reclama a la compañía en el propio aeropuerto los daños ocasionados.

Cuando son sillas eléctricas, deberás viajar con baterías homologada para los vuelos. Éstas son algunas características:

Condiciones de transporte de baterías secas (a prueba de fugas):

  • Desmonta y fija bien la batería a la silla de ruedas.
  • Evita cortocircuitos aislando los polos con cinta aislante.
  • La batería no necesita embalarse

Si la batería seca no puede desmontarse, se aplican las condiciones siguientes:

  • Lleva un interruptor principal/maestro en posición de apagado.
  • O bien lleva una unidad de control que puedas desmontar.

Condiciones de transporte de baterías húmedas (que no sean a prueba de fugas):

  • La silla de ruedas y la batería se transportarán en posición vertical (86 cm como máximo).
  • Desmonta y fija bien la batería a la silla de ruedas.
  • Evita cortocircuitos aislando los polos con cinta aislante.
  • ¿Tu silla de ruedas mide más de 86 cm? Desmonta entonces la batería. De hecho, debemos transportar la silla de ruedas de lado. Procura transportar la batería húmeda en un embalaje a prueba de fugas.

Requisitos para el embalaje de las baterías:

  • El embalaje deberá ser a prueba de fugas y anticorrosivo.
  • La batería deberá protegerse contra daños causados por su colocación en la bodega de carga.
  • Evita cortocircuitos aislando los polos con cinta aislante.
  • La batería deberá fijarse en el embalaje en posición vertical.
  • La batería deberá envolverse con suficiente material absorbente para que pueda embeber el contenido completo de la misma.
  • En el embalaje ha de figurar la siguiente inscripción: BATTERIES, WET, WITH WHEELCHAIR y llevar la etiqueta de peligro: CORROSIVE (corrosivo), así como etiquetas de orientación del paquete.

Moto eléctrica para personas con discapacidad (scooter)

  • Viajas con una moto eléctrica para personas con discapacidad.
  • Comunícalo inmediatamente al reservar. Solo se puede transportar una moto eléctrica para discapacitados en cada vuelo. Tu moto eléctrica para discapacitados solo puede transportarse en posición vertical si mide 86 cm como máximo.

Condiciones de transporte de baterías secas (a prueba de fugas):

  • Desmonta y fija bien la batería a la silla de ruedas.
  • Evita cortocircuitos aislando los polos con cinta aislante.
  • La batería no necesita embalarse.

Si la batería seca no puede desmontarse, se aplican las condiciones siguientes:

  • Lleva un interruptor principal/maestro en posición de apagado.
  • O bien lleva una unidad de control que puedas desmontar.

Condiciones de transporte de baterías húmedas (que no sean a prueba de fugas):

  • Tu silla de ruedas y la batería se transportarán en posición vertical (86 cm como máximo).
  • Desmonta y fija bien la batería a la silla de ruedas.
  • Evita cortocircuitos aislando los polos con cinta aislante.
  • ¿Tu silla de ruedas mide más de 86 cm? Desmonta entonces la batería. De hecho, debemos transportar la silla de ruedas de lado. Procura transportar la batería húmeda en un embalaje a prueba de fugas.

Requisitos para el embalaje de las baterías:

  • El embalaje deberá ser a prueba de fugas y anticorrosivo.
  • La batería deberá protegerse contra daños causados por su colocación en la bodega de carga.
  • Evita cortocircuitos aislando los polos con cinta aislante.
  • La batería deberá fijarse en el embalaje en posición vertical.
  • La batería deberá envolverse con suficiente material absorbente para que pueda embeber el contenido completo de la misma.
  • En el embalaje ha de figurar la siguiente inscripción: BATTERIES, WET, WITH WHEELCHAIR y llevar la etiqueta de peligro: CORROSIVE (corrosivo) así como etiquetas de orientación del paquete.

Las húmedas son las que contienen un líquido y tienen unos tapones para rellenarlas en caso de que les falte ese líquido.

Las secas no contienen ese líquido y son totalmente cerradas, quedando únicamente los bornes de conexión.

8. Volar con muletas

Si caminas con muletas, no es necesario comunicarlo con antelación, a menos que necesites ayuda en el aeropuerto y si no puedes subir y bajar escaleras. Puedes llevar tus muletas gratis en la cabina, aunque deberás colocarlas en el compartimento para equipajes situado encima de tu asiento.

 

Fuente: Tododisca

Botón para ver más posts del blog