COMBATIENDO LA FALTA DE ACCESIBILIDAD CON RAMPAS DE LEGO

A menudo, en pleno siglo XXI, aún nos encontramos con grandes ciudades que suspenden en accesibilidad

Rita Ebel, una mujer alemana en silla de ruedas, se ha enfrentado a la falta de accesibilidad que tienen los establecimientos de su ciudad (Hanau) creando una práctica y divertida solución: rampas elaboradas con piezas de LEGO; ya que para Rita esta iniciativa “trata de sensibilizar un poco al mundo sobre la necesidad de viajar sin barreras”.

 

LA IMPORTANCIA DE LA ACCESIBILIDAD

La Accesibilidad Universal es una cualidad imprescindible para que todas las personas puedan desenvolverse de forma autónoma, segura y normalizada en los diferentes entornos y utilizando los productos y servicios que ofrecen.

Por ejemplo, en el caso del Turismo Accesible, la accesibilidad no se reduce solamente a la eliminación de barreras físicas, sensoriales o de la comunicación. También tiene como objetivo el conseguir que cualquier persona, con o sin discapacidad, pueda disfrutar en igualdad de condiciones de dichos entornos, productos y servicios turísticos.

La accesibilidad debe incorporarse a toda la cadena de valor del turismo. No basta con disponer de un alojamiento accesible o una atracción turística accesible, sino que se debe considerar la experiencia del viaje en su conjunto: su planificación, la información turística, el hotel, los transportes públicos o privados, las actividades turísticas y de ocio, los restaurantes, etc.

Además, a la hora de hablar de las personas con diversidad funcional o necesidades especiales, pese a los numerosos estereotipos que existen, se alude a todas las que por circunstancias transitorias (como embarazo o escayola en un miembro corporal) o permanentes (envejecimiento, discapacidad física o sensorial, etc.) se encuentran en una situación que precisa de una atención adecuada. 

Esto implica una realidad de la que muchos no son aún conscientes: cualquiera de nosotros podría tener algún tipo de discapacidad en algún momento de nuestras vidas.

Reuters

 

¿FALTA DE ACCESIBILIDAD? RAMPAS CON PIEZAS DE LEGO 

Algo parecido es lo que debió pensar Rita Ebel, una mujer alemana de 62 años, cuando se le ocurrió hacer de Hanau una ciudad más accesible con la ayuda de estas populares piezas de plástico.

Rita es usuaria de silla de ruedas desde hace 25 años, como consecuencia de un accidente de tráfico. Desde entonces, ha hecho todo lo posible para mejorar la accesibilidad de Hanau, su lugar de residencia. Sin embargo, hubo un suceso concreto que la animó a ir más allá. Tal y como ha explicado a medios locales, Rita tuvo que ver cómo una de sus amigas era asistida por cuatro personas para poder abandonar el establecimiento en el que se encontraba, el cual no estaba adaptado para usuarios con discapacidad física.

A partir de ese momento, y debido al amplio número de cafeterías y tiendas que no eran accesibles en la ciudad, Rita comenzó a construir rampas con piezas de LEGO con la ayuda de su marido, para que las personas con movilidad reducida (PMR) o usuarias de silla de ruedas, incluidas ella misma y sus amigas, pudieran acceder a los distintos establecimientos que antes eran inaccesibles

Gracias a estas rampas ha conseguido otro hito muy importante, comenzar a sensibilizar a terceras personas sobre la existencia de barreras físicas en el día a día de las PMR y de lo esencial que es eliminarlas: “Cualquiera podría terminar, de repente, en una situación como la mía”.

 

LAS RAMPAS DE LEGO NO PASAN DESAPERCIBIDAS PARA NADIE

Rita Ebel y su marido dedican entre dos y tres horas del día a construir rampas hechas a la medida del establecimiento en cuestión para que, una vez terminadas, sean instaladas lo antes posible. 

Las rampas que diseñan están compuestas por cientos de ladrillos de LEGO, los cuales son adheridos con varios tubos de pegamento (¡hasta ocho por rampa!) con el fin de garantizar su solidez y firmeza, así como para evitar que nadie se lleve ninguna de las piezas, ya que, a pesar de que su labor es cada vez más conocida, algunas personas tratan de llevárselas. 

“Nadie pasa por delante de una rampa de LEGO sin echar un vistazo al suelo. Ya se trate de los niños que intentan hacerse con una de las piezas o de los adultos que sacan sus teléfonos móviles para hacer fotos”, comenta Rita.

ABC Sociedad

 

“UNA IDEA BRILLANTE”, SEGÚN LOS COMERCIOS LOCALES 

En Hanau, Rita Ebel es conocida cariñosamente como “la abuela LEGO”, que a día de hoy ha instalado al menos doce rampas en diferentes establecimientos de la ciudad, aunque persistirá hasta lograr que Hanau se convierta en una región mucho más accesible para las personas con discapacidad física. 

La instalación de estas rampas ha sido todo un éxito, que los responsables de los comercios locales no a han dudado en aplaudir. Un ejemplo de ello es Malika El Harti, dueña de una peluquería que ya se ha visto beneficiada por esta iniciativa. Ella asegura que “Es una idea brillante”; “Todos los que pasan están contentos con el resultado y saben desde lejos que pueden acceder al establecimiento sin ningún problema”.

Sin embargo, el mayor desafío de la creadora de estas coloridas estructuras es el de encontrar piezas de LEGO para crear nuevas rampas, lo que cada vez es más complicado debido a que a muchas familias les cuesta desprenderse de ellas. Por ese motivo, Rita ha animado a los ciudadanos a que donen piezas para poder continuar con esta loable labor. La organización sin ánimo de lucro Menschen in Hanau ya se ha unido a la causa y está colaborando para conseguir las nuevas piezas.

En la actualidad, gracias a la popularidad que ha adquirido esta iniciativa, cada vez es mayor el número de países que se interesan por estas originales rampas. Según ha declarado Rita Ebel a medios locales, ya ha enviado las instrucciones para poder construirlas a países como Austria y Suiza. Los siguientes en sumarse a la lista podrían ser España y Estados Unidos, que ya han mostrado su interés. 

Azteca América

 

Rita nos da una lección sobre lo importante que son las ganas, el empeño, la voluntad y la creatividad para solucionar prácticamente cualquier tipo de problema. Ha demostrado al mundo que incluso unos simples bloques de juguete pueden ser mucho más que pequeñas piezas de plástico, ayudando a hacer menos complicada la vida de muchas personas.

 

¿Conocías la historia de Rita Ebel y sus rampas construidas con piezas de LEGO? ¿Qué te parece esta iniciativa? 

Si estás al tanto de otros proyectos que ayuden a hacer del mundo un lugar más accesible, ¡no dudes en compartirlos con nosotros!

 

Fuente: REUTERS; ABC Sociedad; Cadena Ser; PREDIF

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *