DESCUBRE LA BOCCIA, EL POPULAR DEPORTE PARALÍMPICO PARA PMR

Este deporte paralímpico, que recuerda a la petanca, cuenta con una gran legión de seguidores en todo el mundo, así como con cientos de federaciones.

La boccia requiere de una gran habilidad y supone un reto excepcional para las personas que lo practican: jugadores en silla de ruedas que tienen parálisis cerebral, lesión cerebral o discapacidad física severa

¡Descubre la boccia, sus orígenes y sus múltiples beneficios a continuación!

 

¿CÓMO SE JUEGA A LA BOCCIA?

Según la Página Oficial del Comité Paralímpico Español, la boccia “es una compleja combinación de táctica y habilidad”. Lo cierto es que no se quedan para nada cortos.

La boccia es un deporte mixto en el que hombres y mujeres pueden practicarlo de forma individual, por parejas o equipos y se desarrolla sobre una pista rectangular con una superficie lisa que debe ser sintética o de madera.

La finalidad de los jugadores de este deporte, que se colocan en uno de los extremos del campo, es la de lanzar sus bolas para que queden lo más cerca posible de la pelota blanca, la cual sirve de objetivo. A su vez, tratarán de alejar las de sus rivales en lo que supondrá un ejercicio constante de tensión, estrategia y minuciosidad.

Las bolas se pueden lanzar con la mano, el pie o con la boca a través de una rampa o canaleta. En este caso, un técnico colocado de espaldas al campo seguirá las indicaciones mediante voz o por gestos del jugador. El técnico tendrá en cuenta la posición e inclinación de la canaleta y, cuando el jugador esté preparado, lanzará la bola, que se encontrará sujeta en la parte superior de la canaleta.

En la boccia las competiciones individuales y por parejas disponen de cuatro mangas y las de equipos están compuestas de seis. Los jugadores, parejas o equipos cuentan con seis bolas en cada manga

Finalmente, ganarán quienes consigan que la bola termine más próxima a la blanca. También se puede recibir un punto extra por cada bola adicional con la que haya logrado acercarse a la pelota blanca por delante de la primera del rival. 

¿CUÁLES SON LAS CATEGORÍAS DE LA BOCCIA? 

La competición de la boccia se estructura en función de las distintas clases de discapacidad, dividiéndose actualmente en cuatro categorías

BC1: los jugadores pueden lanzar la bola con la mano o con el pie. También es posible que requieran de la ayuda de un asistente, que estará ubicado fuera de la zona de juego, con el fin de estabilizar o ajustar la silla o para pasar la bola al jugador en el momento que sea necesario.

BC2: en esta categoría los deportistas pueden lanzar las bolas con la mano independientemente, sin necesidad de ayuda.

BC3: son personas con discapacidad física muy severa en las cuatro extremidades, no disponiendo de la fuerza suficiente para poder lanzar la bola, por lo que utilizan una canaleta o rampa. Por este motivo, un ayudante (colocado de espaldas al juego) estará siempre presente para cuando haga falta su asistencia.

BC4: los deportistas de esta categoría, que suelen ser personas con lesión medular, tienen limitaciones de movimiento muy severas tanto en las cuatro extremidades como en el tronco. Sin embargo, pueden lanzar la bola de forma autónoma, sin precisar de un técnico o asistente.

UN POCO DE HISTORIA: LOS ORÍGENES DE LA BOCCIA

Se cree que el origen de la boccia se encuentra en el juego de las bochas italianas, remontándose al siglo II antes de Cristo. También hay quienes consideran que este deporte pudo nacer hace más de 5000 años en el Antiguo Egipto.

En la Edad Media ya se habría difundido por toda Europa. Durante el siglo XVI se volvieron grandes aficionados a este juego de estrategia y precisión los nobles y aristócratas italianos, que le dedicaban gran parte de su tiempo para poder practicarlo adecuadamente.

En los años 70, la boccia fue adaptada por los suecos como deporte para las personas con parálisis cerebral. Poco tiempo después, la Asociación Internacional de Deportes y Recreación de la Parálisis Cerebral (conocido como CPISRA por sus siglas en inglés) le concedió su reconocimiento, incluyéndolo en sus Juegos Internacionales en 1982.

Tras esta importante consideración, la boccia se convirtió en uno de los deportes paralímpicos debutantes de los Juegos de Nueva York 1984. Unos años después, en 1991, el I Campeonato Mundial de Boccia fue organizado por la CPISRA en Coimbra (Portugal). 

A partir de ese momento, la popularidad de la boccia creció como la espuma. Como consecuencia, se tuvo que ajustar a las nuevas circunstancias, estableciendo por ejemplo diferentes categorías y un reglamento oficial o elaborando una normativa para el juego en parejas, que debutó en los Juegos Paralímpicos de Atlanta 1996.

A día de hoy, este deporte adaptado se practica en más de 50 países a lo largo del planeta, contando con siete eventos con medalla: las cuatro competiciones individuales para cada clase, las de parejas BC3/BC4 y la de equipos BC1/BC2. 

OBJETIVOS DE ESTE BENEFICIOSO DEPORTE

La boccia es un aliado perfecto para mejorar la autonomía y el desarrollo personal de las personas con discapacidad física, lo cual deriva en una mayor calidad de vida.

Los beneficios y ventajas que se consiguen con este deporte adaptado, y por los que el número de aficionados a la boccia es cada vez mayor, son los siguientes:

  • Se trata de un deporte muy inclusivo en el que pueden participar personas con parálisis cerebral o discapacidad física severa.
  • Ayuda a fomentar tanto la socialización como las relaciones interpersonales.
  • El desarrollo del juego supone una motivación que ayuda al deportista a superarse y a conseguir más confianza en sí mismo.
  • Contribuye en la mejora de las habilidades físicas y motoras de los jugadores. 
  • Se logra un mayor equilibrio físico, concretamente en el tronco, aportando fuerza a las extremidades, y también un equilibrio mental.
  • En los procesos de rehabilitación de personas con parálisis cerebral, la boccia puede ser un interesante elemento terapéutico, gracias a que ayuda a desarrollar sus capacidades y a mejorar el proceso reeducativo que suele ser necesario en estos casos.

 

Ahora que conoces este deporte que tanto se adapta a las personas con movilidad reducida (PMR) usuarias de silla de ruedas y que tantos elementos beneficiosos aporta a sus jugadores, ¿te animas a practicar la boccia? ¿Qué es lo que más te llama la atención de este deporte adaptado?

¡Nos encantará conocer tu opinión! ¡No te olvides de ponerla en los comentarios!

 

Fuente: Paralímpicos, Discapnet, Sunrise Medical, Diario Popular

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *