MADRID ACCESIBLE, ¿QUÉ HACER DURANTE 3 DÍAS (MÁS)?

Madrid tiene mucho que ofrecer a las personas con movilidad reducida (PMR), por lo que no es de extrañar que en una sola visita a la capital española nos quedemos cortos. 

En un post anterior os mostrábamos qué hacer en Madrid Accesible en 4 días y ahora te invitamos a descubrir qué experiencias accesibles puedes vivir durante otros 3 días, por si te has quedado con ganas de más y quieres regresar a Madrid para conocer nuevos rincones o por si tienes la suerte de poder alargar tu visita:

  • Primer día: Parque de El Retiro y Barrio de Salamanca
  • Segundo día: Entre Chueca y Malasaña
  • Tercer día: Princesa-Moncloa

 

Primer día: Parque de El Retiro y Barrio de Salamanca

El Barrio de Salamanca ocupa un lugar destacado en esta ruta, tratándose de una de las zonas más relevantes de Madrid. Entre sus principales características se encuentran la distribución regular en forma de damero del barrio, con calles perpendiculares, y la gran belleza de las fachadas de sus edificios. 

La ruta sugerida para el primer día comienza en la Plaza de la Independencia, en la que se erige la popular Puerta de Alcalá. Además, la plaza es punto de entrada al Parque del Retiro, creado en el siglo XVII como lugar de reposo y descanso para los monarcas, por el que sin duda merece la pena pasear. Entre los rincones del parque podremos descubrir un estanque, palacios y estatuas. Se accedería por la Puerta de la Independencia, aunque cabe destacar que hay más de 20 puertas, en la mayoría de los casos con rampas alternativas a las escaleras. En su interior el pavimento es homogéneo, de tierra compacta o asfalto, existiendo bancos de apoyo en todo el recorrido y aseos adaptados en el Palacio de Velázquez, al lado de la puerta principal, contando con plataforma elevadora. 

Alrededor de la plaza de Colón encontraremos los siguientes destinos: el Museo Arqueológico Nacional, con una relevante colección de antigüedades (destacando la Dama de Elche), que es de obligada visita. El acceso principal tiene una rampa alternativa con 3 tramos de 10 m y 3,14 m de ancho (pendiente del 6,9%), siendo el espacio entre las rampas de 1,20 m. Dispone de ascensores, aseos adaptados, préstamo de sillas de ruedas y visitas guiadas para personas con discapacidad (PCD), previa solicitud; el Fernán Gómez. Centro Cultural de la Villa, cuya programación incluye teatro y exposiciones, situándose el acceso alternativo en la puerta N. (calle Goya) con rampa en forma de “C” de 27 m de longitud y 1,47 m de ancho (desnivel del 14%), ascensores y aseo adaptado; y el Museo de Cera, que se ubica en la planta –1, con una entrada alternativa (por el patio), donde hay una rampa de 2,40 m y 85 cm de ancho (pendiente del 3,8%), y ascensor, con el que se accede a la galería 1, en la que se encuentra a su vez la exposición con una rampa de acceso. Por otro lado, la galería 2 cuenta con escaleras, sin itinerario alternativo accesible. El museo ofrece servicio de préstamo de sillas de ruedas y cuenta con aseos practicables: puerta de 86 cm, espacio de giro de 1,50 m y barra fija a la derecha. 

Las calles se caracterizan por ser espaciosas, sin pendientes pronunciadas y con aceras dotadas de rebajes. A lo largo del itinerario se presentan bancos en los que poder descansar. 

Desde este lugar podemos dirigirnos a la Glorieta de Emilio Castelar, en el Paseo de la Castellana, yendo por la calle de Serrano o cualquiera de sus paralelas. 

Llegados a este punto, hay diferentes opciones: o acceder al Museo Sorolla (que trata de promover la cultura humanística y científica en España) a través de la calle General Martínez Campos, donde el acceso dispone de 2 escalones de 18 cm de altura, contando con escalones puntuales en su interior, sin itinerario alternativo accesible y sin aseos adaptados; o bien seguir por la calle de Serrano hasta alcanzar el Museo Lázaro Galdiano, que acoge obras de arte (incluyendo las de artistas como Goya, El Greco o El Bosco), así como joyas, armas y mobiliario. Se entra al edificio por un camino de tierra compacta, sin desniveles. Ofrece a sus huéspedes ascensor, aseos adaptados, servicio de préstamo de sillas de ruedas y visitas guiadas para PCD (bajo previa petición).

Para finalizar, nuestra propuesta es la de pasear a lo largo de la calle de Juan Bravo y por cualquiera de las calles perpendiculares, en las que descubriremos los comercios más exclusivos. Además, podremos realizar una visita a la Fundación Juan March, cuyo acceso no tiene desniveles. Cuenta con ascensor y aseos adaptados, ofreciendo un préstamo de sillas de ruedas y visitas guiadas adaptadas para PCD (previa solicitud).

Segundo día: Entre Chueca y Malasaña

En esta ruta conoceremos Chueca, un innegable símbolo de la visibilidad, tolerancia e integración, que probablemente sea el barrio más gay friendly no sólo de Madrid, sino también de Europa, situado muy cerca de la Gran Vía, y el barrio con el que limita, Malasaña, el de la popular movida madrileña de los años 80.

Partiremos, en este segundo día, desde la plaza de Chueca y bajaremos por la calle de Augusto Figueroa hasta llegar al Mercado de San Antón, al que se accede por una acera rebajada con una pendiente del 6,9%. En el mercado, que dispone de ascensores y aseos adaptados, podremos tomar algo o comprar comida para llevar. 

Tras esta visita, proseguiremos hasta la calle Hortaleza, para luego girar en dirección a Gran Vía, donde encontraremos el Espacio Fundación Telefónica, situado en uno de los primeros rascacielos de Europa (1930), que fue también el más alto de Madrid hasta 1953. En la actualidad, alberga exposiciones muy interesantes, destacando una permanente que exhibe la historia de la telecomunicación. A él se puede acceder por la calle Valverde 2, en la que hay un escalón rebajado y ceja de entre 2 y 5 cm. Pone a disposición de sus visitantes un servicio de préstamo de silla de ruedas, contando con ascensores y aseo adaptado en un área restringida, por lo que es necesario pedir autorización al personal para poder usarlo. 

Seguimos paseando hasta la calle del Barco y luego por la calle de la Puebla, en la que podremos descubrir la 3 iglesia de san Antonio de los Alemanes, un claro ejemplo del barroco madrileño, en la que se ofrece la opción de realizar visitas con guías oficiales. El acceso tiene un desnivel de 3 cm, mientras que el interior es accesible, salvo la sacristía (escalón de 19 cm) y el altar (escalón de 17 cm).

Desde este punto, por la Corredera Baja de San Pablo, llegaremos a la iglesia de San Ildefonso, que tiene una entrada alternativa por el lateral izquierdo, contando con una rampa con 1,90 m de largo, 2 m de ancho y una pendiente del 10,5%. En su interior no hay desniveles, excepto en el altar, con 3 escalones de 19 cm. También se realizan visitas con guías oficiales en la iglesia.

Si seguimos avanzando, llegaremos al Museo de Historia, un gran edificio del barroco madrileño en el que poder conocer la evolución de la ciudad, cuyo acceso es gratuito y sin desniveles, existiendo una rampa de 3,30 m de largo y 2 m de ancho (pendiente del 8%) después de la puerta (también dispone de ascensores, servicio de préstamo de silla de ruedas, visitas guiadas adaptadas para personas con discapacidad (PCD) y aseos practicables con una puerta de 80 cm, espacio de giro de 1,40 m y barra abatible a la izquierda); y al Museo del Romanticismo, que acoge una más que interesante colección de pinturas, mobiliario y artes decorativas que datan del siglo XIX. La entrada alternativa se sitúa en la calle Beneficencia, nº 14, con plataforma salvaescaleras (debiéndose avisar con antelación). El museo cuenta con ascensores y aseos adaptados, ofreciendo el préstamo de silla de ruedas y visitas guiadas para PCD (previa solicitud).

Si deshacemos el camino y volvemos a la iglesia de San Ildefonso, el trayecto se reanuda por las calles de Colón y de la Farmacia, que nos llevan hasta la iglesia de San Antón, mientras que si partimos desde el Museo del Romanticismo cogeríamos por la calle Hortaleza. Existe una rampa alternativa de 2,10 m de largo y 1,05 m de ancho, con una pendiente del 17%. Su interior es accesible, existiendo desniveles en las capillas y en los aseos (no adaptados).

Desde aquí, volveríamos a coger la calle Hortaleza hasta alcanzar de nuevo la Plaza de Chueca. En este recorrido se encuentran calles más estrechas o sin aceras, obligando en algunos casos a transitar por la calzada, mientras que algunas presentan cuestas pronunciadas. No obstante, la mayoría de ellas tienen el tráfico vehicular restringido para los residentes y vehículos autorizados. La mayor parte del suelo es regular y adoquinado.

Tercer día:  Princesa-Moncloa

La ruta que te proponemos para el último día empieza en la plaza de España, a la que entraríamos desde la calle Princesa (comercial y con un ambiente muy animado y jovial), pudiéndose acceder de igual manera por varias entradas de la plaza sin desniveles. El interior de la plaza cuenta con un suelo homogéneo de tierra compacta y losas, sin pendiente, así como con bancos en los que poder descansar a lo largo de todo el recorrido.

Salimos de la plaza por la parte oeste, donde está la calle de Bailén, para llegar hasta el sorprendente Museo Cerralbo (cuya colección privada está formada por más de 50.000 piezas, incluyendo pinturas, esculturas, tapices, piezas arqueológicas y un sinfín de objetos recopilados por el Marqués de Cerralbo y su familia), al que se puede acceder gracias a una entrada alternativa con plataforma elevadora: la puerta del Jardín (previa solicitud). El edificio que acoge al museo, un hermoso palacio del siglo XIX, no es accesible en su totalidad debido a sus características arquitectónicas, admitiendo un máximo de dos personas con movilidad reducida (PMR) a la vez. La circulación en su interior se realiza a través de ascensores de uso reservado y dispone también de aseos adaptados.

Desde ese punto pasearemos por la calle Ferraz hasta descubrir el Templo de Debod, que se sitúa en el Parque del Cuartel de la Montaña. Podemos recorrer los alrededores de esta

construcción original egipcia, con una antigüedad de más de 2000 años, que dispone de amplios espacios de paso y aceras rebajadas. Sin embargo, el acceso al interior presenta desniveles y escaleras sin itinerario alternativo accesible.

Además, podemos ir por el paseo del pintor Rosales hasta llegar al Teleférico de Madrid, con el que poder contemplar Madrid desde el aire. El acceso, en la Casa de Campo, se realiza por un sendero de tierra compacta desde el aparcamiento (con una pendiente máxima del 6,9%). A la cabina se puede entrar sólo con transferencia, teniendo en el interior una silla plegada. Asimismo, hay un aseo adaptado junto a la entrada del edificio. Previa solicitud, puede reservarse esta actividad adaptada para personas con discapacidad (PCD).

Otra alternativa sería la de continuar un poco más allá, yendo por la calle Princesa, hasta dar con el Faro de Moncloa. La entrada cuenta con una rampa practicable de 9 m de largo y 1,50 m de ancho, con una pendiente de hasta el 19,35% (pudiendo hacer falta la ayuda de una tercera persona). El personal de atención a PMR cuenta con formación necesaria y en su interior podemos movernos mediante ascensores, encontrándose el aseo adaptado en la planta superior.

Desde los tres últimos lugares mencionados podremos disfrutar de unas espectaculares vistas de la ciudad, así como de fantásticas puestas de sol.

A escasos metros del Faro nos encontraremos con el Museo de América, que organiza visitas guiadas para PCD (previa solicitud) y ofrece servicio de préstamo de silla de ruedas. Para acceder al edificio, que alberga extensas colecciones procedentes del continente americano, existe una rampa alternativa de 6 m de largo y 1,20 m de ancho, con una inclinación del 10,3%. En su interior dispone de ascensores y aseos adaptados.

Y para finalizar esta ruta, sugerimos una visita a otro Museo, el del Traje, una genuina pasarela con la evolución de la moda desde el siglo XVI hasta la actualidad, que también propone numerosas actividades durante todo el año, incluyendo visitas guiadas y actividades para PCD, bajo petición. 

El museo se sitúa en la Ciudad Universitaria, lo que supone que se deba acceder a través de grandes vías de tráfico rodado, siendo recomendable viajar en transporte público para llegar a él. Existe una entrada alternativa lateral con un ascensor de uso restringido (previa solicitud), disponiendo de igual forma de aseos adaptados. Facilita audioguías en varios idiomas y el servicio de préstamo de silla de ruedas.

Disfrutar de las vacaciones accesibles que tanto te mereces en Madrid es más fácil que nunca gracias a Omnirooms.com y es que en nuestro portal podrás encontrar la habitación adaptada que más se adecúe a tus necesidades en alguno de nuestros estupendos hoteles accesibles

¿Te animas a visitar los diferentes itinerarios adaptados para PMR? ¿Cuál de las rutas propuestas es tu favorita? ¿Nos recomiendas el rincón accesible de Madrid que más te gusta?

 

 Fuente: Madrid accesible en 7 días

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *